Wednesday, August 26, 2015

Raanan Rein presenta su nuevo libro: Los muchachos peronistas judíos

25 de agosto de 2015

Diario Clarín

Derribar mitos es una de las tareas más codiciadas de los historiadores. Ante una afirmación repetida hasta el hartazgo, un documento que pruebe lo contrario suele funcionar como antídoto. Y si de peronismo se trata, hay una lista interminable de ideas que se han implantado en el ideario colectivo que demandan una revisión. Raanan Rein, vicepresidente de la Universidad de Tel Aviv, visitó Buenos Aires para contarle a los argentinos que hay una idea insostenible: que Perón tenía simpatías con el nazismo y antipatías con el judaísmo. Y ofrece pruebas contundentes.
Los muchachos peronistas judíos (Sudamericana) es una investigaciónsobre los argentinos judíos y el apoyo al Justicialismo. Para indagar en esta relación entre peronismo y judaísmo, el autor primero repasa las razones por las cuales se erigió este mito de un Perón antisemita: "La neutralidad de la Argentina durante la Segunda Guerra Mundial, la entrada de criminales de guerra como Eichmann al país y ciertos apoyos de extrema derecha durante la campaña de Perón cristalizaron esta imagen", detalla el historiador.
Pero inmediatamente aclara que "todas estas cuestiones pueden explicarse en su contexto histórico", para concluir que las dos primeras presidencias de Perón fueron las que mejores vínculos diplomáticos tuvieron con el Estado de Israel en la historia argentina.
 
En ningún momento Perón vio una contradicción entre la condición de argentinos y de judíos 
Rein, profesor y también doctor en Historia en la Universidad de Tel Aviv, estudia al peronismo desde hace muchos años. Con un español fluido aunque acentuado con notas hebraicas, se muestra apasionado por su objeto de estudio, y enmarca esa fijación que tienen varios historiadores de todo el mundo por Perón: "En la historiografía escrita en América Latina fuera del continente son tres los temas que atraen la atención: la revolución mexicana, la revolución cubana y el peronismo". Publicó más de una decena de libros sobre la Argentina, el peronismo y el judaísmo.
Los muchachos peronistas judíos se convertirá, incluso, en un documental que lo mantiene ocupado reuniéndose con diversas instituciones judías en el país. Aquí, en diálogo con Clarín, un adelanto exclusivo de los temas más polémicos que trata el libro que saldrá a la venta en el país el próximo lunes.

- En la introducción del libro enumera una serie de "parentescos amigables" entre el peronismo y la comunidad judía. Pero despues dice que "la dirigencia de las instituciones judías comunitarias, una y otra vez, ha hecho un esfuerzo sistemático por borrar un fenómeno que no le parecía conveniente". ¿Cómo sería esto?
- Efectivamente: la dirigencia comunitaria, una vez que cae Perón, hizo un esfuerzo sistemático por borrar de la memoria colectiva este apoyo por parte de distintos individuos judíos y grupos judíos al primer peronismo. En parte fue un reflejo de la política de las nuevas autoridades nacionales, la Revolución Libertadora, para desperonizar la sociedad. Sin embargo, el éxito logrado por los dirigentes comunitarios judíos ha sido mayor que el éxito de las autoridades nacionales, y de hecho la mayoría de los argentinos judíos (y no sólamente ellos) siguen hoy con la idea de que la comunidad judía -como si se tratara de un todo homogéneo- era en su vasta mayoría hostil al peronismo. Están convencidos de eso. Y yo creo que fue un mito. Es una imagen falsa y distorsionada. Y para desafiar este mito hice un "borrón y cuenta nueva", y volví a las fuentes, que es lo que un historiador tiene que hacer.

Lee más: Los montoneros que "se quedaron" con Perón y le dijeron que no a las armas 
- En el libro cuenta que la posición de neutralidad de la Argentina durante la Segunda Guerra Mundial es, en parte, el origen de esta visión del peronismo como antijudío. ¿Cómo se implantó esta idea en la sociedad argentina?
- Sí, este mito tiene que ver con la neutralidad argentina. Pero lo que yo digo es que hay que tener en cuenta que cuatro presidentes distintos, dos civiles y dos militares, estaban apoyando esta política (es decir, no es una política de Perón, sino una política argentina) y que en aquellos años gozaba de un apoyo bastante amplio. Hay otras razones: el hecho de que en su campaña electoral lo apoyaban algunas organizaciones de extrema derecha como la Alianza Libertadora Nacionalista y su alianza con la Iglesia Católica una imagen en distintos círculos judíos acerca de sus posiciones hacia los judíos. Y, por supuesto, la entrada de inmigrantes alemanes, huyendo de Europa después de la Segunda Guerra y, en particular, la entrada de algunos criminales de guerra a este país. En la historiografía, muchas veces te vas a encontrar con una operación controlada por Perón para abrir las puertas a estos criminales nazis. Esta es otra razón que apoya a la ide que el libro deconstruye: a mí me parece linda para una película de Hollywood, pero no para entender la realidad de aquellos años.

 

Mosaico de identidades: gaucho judío con una Talit, el chal utilizado en los servicios religiosos judíos, tomando mate. (Beth Hatefutsot / Photo Archive. Cortesía de Gustavo Cohen, Argentina) 
- Pero fueron muchos los que encontraron refugio en la Argentina. Incluso el "arquitecto" de la solución final, Adolf Eichmann.
- Sí, es cierto. Pero entraron también en otros países. Si uno no adopta una perspectiva comparativa, puede caer en este mito de que la Argentina fue el refugio con "r" mayúscula para todos los criminales de guerra. La mayoría de los que entraron lo hicieron con documentos falsos, a veces lo hicieron por una presión que el Vaticano ejerció sobre el gobierno argentino. Y en algunos casos como Eichmann, no es que una vez que entraron al país se los recibieron con los brazos abiertos y lograron insertarse en la sociedad. sin ninguna duda es una figura especial. Pero si uno mira la política de otros gobiernos argentinos posteriores, esta política de mantener a la soberanía a todo costo y rechazar los pedidos de extradición caracterizó a otros gobiernos también. Y es recién en la segunda mitad de los años 50 que se empieza a saber que había criminales de guerra nazis en el país, cuando empiezan a aparecer notas en medios de comunicación. Lo que sí existió fue un plan para traer al país a científicos y técnicos alemanes. Pero aquí también hay que adoptar una perspectiva comparativa: todo el mundo tenía interés en aprovechar esta oportunidad de captar a gente muy preparada en Alemania, que podía contribuir al desarrollo industrial y científico. Por eso entraron científicos alemanes a Estados Unidos, la Unión Soviética y otros países entre el 47 y el 49.

Lee más: Los protagonistas del bombardeo del 55 cuentan por qué no pudieron matar a Perón
- Hay una segunda parte de tu argumentación que apunta a otra cuestión que también para vos es un mito: la caracterización de Perón como fascista. ¿Cómo sería eso?
- Hay que tener en cuenta, primero, que por lo menos en los debates políticos acá, la gente usa el término "fascista" con mucho simplismo. El hecho de que Perón tuviera la formación de un militar, ante todo, no apunta al Perón fascista. ¿Por qué? Bueno, el hecho de haber ido a Italia a adquirir experiencia en el alpinismo no significaba que se hubiera hecho un gran estudioso del fascismo o que se juntara con dirigentes fascistas y discutiera con ellos sobre los principios de esta doctrina. Perón era un líder carismático. Mussolini era un líder carismático. Pero eso no significa que hayan tenido similitudes políticas. En Perón uno nota cierto autoritarismo, sí, es cierto. Pero uno no tiene que ser fascista para tener características autoritarias. Cuando uno habla de fascismo, por último, tiene que pensar en la base social del movimiento. Y la base social del fascismo era muy distinta de la base social del justicialismo. Por la idiosincrasia de la sociedad y economía argentina, en particular, y por el uso de la violencia política, tan común en la Italia fascista, no se notaba en aquellos años en la Argentina.
 
La idea de Perón antisemita aparece antes de su llegada al poder
- "Las elites argentinas no se caracterizaron por su apertura a la comunidad judía", dice en el libro. ¿Por qué?
- Las elites argentinas tenían una actitud muy ambigua y hasta contradictoria respecto de los inmigrantes, especialmente los inmigrantes no católicos y no europeos. Entonces era bastante difícil para los argentinos judíos, los árabes, los japoneses, integrarse en distintos ámbitos de la sociedad argentina. El caso del primer peronismo, lo que vemos es que este énfasis sobre el crisol de razas, según el cual los inmigrantes tenían que dejar de lado todos los rasgos étnicos y todos sus legados, sus idiomas, para convertirse en argentinos. Perón, que rechazó muchas ideas liberales, no puso énfasis en los derechos individuales pero sí en los derechos de grupo. Entonces legitimó los distintos grupos de inmigrantes con su esfuerzo de mantener algún componente identitario étnico a la par de la argentinidad. En ningún momento Perón vio una contradicción entre su condición de argentinos y su identida como árabes, japoneses, judíos. Al contrario, Perón intentó instrumentalizar o aprovechar los lazos de estos grupos de inmigrantes con sus madres patria. Yo argumento en este libro que Perón le abrió las puertas a la argentina multicultural de hoy en día, a diferencia de la extrema derecha. El Perón de los años 40 y 50 no habló en términos de una doble lealtad o una contradicción. Es más, en un discurso dice que un buen judío en Argentina debe apoyar al sionismo y al Estado de Israel.


Israel Zeitlin, conocido por el seudónimo de César Tiempo, escritor y periodista que dirigió el suplemento cultural de La Prensa, una vez que pasó a manos de la CGT (1950). (Wikimedia Commons) 
- Entonces, ¿cuándo aparece esta idea de Perón antisemita?
- Antes de la llegada de Perón al poder. Ya durante la campaña electoral de fines del 45 y principios del 46 se estaba cristalizando esta imagen. 
- ¿Quién fue Amram Blum y por qué es importante en tu investigación?
- Era un rabino ortodoxo que vino de Jersualém, que vino de la comunidad judeo-siria, y logró, por su brillantez, tener mucho peso y mucha influencia dentro de la colectividad judía. Él se transformó en un consejero de Perón y se transforma en un nexo entre Perón y la colectividad judía. Eso molestaba mucho a los opositores a Perón y contribuyó a crear, incluso, una imagen "judía" para el peronismo. Los carteles de los nacionalistas católicos durante el conflicto entre Perón y la Iglesia a fines del 54 y durante el 55 a veces se referían a la influencia del judaísmo sobre el peronismo. Aquí también radica una razón adicional: una vez que cae Perón, la dirigencia comunitaria judía se distancia de Perón para decir "nosotros no teníamos nada que ver con esta segunda tiranía que acaba de caer".

Lee más:  La cancha peronista, un análisis de la vida de los clubes entre 1946 y 1955
- ¿Cuál fue la postura de Perón frente a la creación del Estado de Israel?
- La Argentina se abstuvo en la votación de noviembre de 1947. Sin embargo, una vez que se establece el Estado de Israel, Argentina es el primer país latinoamericano en establecer una embajada en Israel. Manda el primer embajador judío en Argentina a Tel Aviv, que esPablo Manguel -dirigente de la OIA- y cultiva lazos muy estrechos y muy importantes para el país recién establecido. Además, la fundación Eva Perón manda frazadas y medicamentos a los nuevos campamentos de inmigrantes en Israel. Fue una de las mejores décadas de relaciones bilaterales y una de las décadas con menos incidentes antisemitas en toda la historia Argentina.

 
Envíos de ropa y frazadas de la Fundación Eva Perón para los residentes de los campamentos de inmigrantes en el nuevo Estado de Israel, recibidos en el puerto de Haifa por Yitzhak Navon, su futuro presidente , junio de 1955. (Goverment Press Office, Jerusalén) 

- El libro maneja una hipótesis muy fuerte: que el peronismo lanzó a la comunidad judía a la esfera pública argentina ¿En qué basa esto?
- Te puedo contestar primero con un par de ejemplos. Dedico mucha atención a los intelectuales judíos que apoyaban al peronismo y a la figura de César Tiempo, uno de los intelectuales judíos más importantes en este país en el siglo pasado. Cuando acepta él acepta el cargo de director del suplemento cultural del diario La Prensa, expropiado por el gobierno peronista, durante dos o tres años publica allí a más autores judíos que el diario La Nación en 50 años. Es decir, con el peronismo se abren nuevas oportunidades para los judíos en este país, lo cual es otra prueba de que Perón no era nazi, sino que más bien catapultó a los judíos a la vida pública Argentina. No es lo mismo decir esto que insinuar que estaban excluidos en la argentina pre-peronista, pero el acceso que tienen a distintos cargos y entidades estatales, representa no solamente un cambio cuantitativo, sino también cualitativo.



Pablo Manguel, primer embajador argentino en Israel y líder de la OIA, con 
Juan Perón (Archivo General de la Nación)
- ¿Es un libro incómodo para el peronismo, el judaísmo, para ambos o más bien lo contrario?
- Para algunos peronistas, sin ninguna duda. Para algunos judíos, sin ninguna duda. No puedo generalizar, pero ya recibí algunos comentarios en el sentido de que "no es el momento oportuno para publicar este libro".
- ¿Por qué?
- Porque estamos en medio de una campaña electoral, y unos y otros pueden utilizarlo para sus fines. Yo estoy haciendo mi tarea de historiador. Y tengo suficiente experiencia para saber que una vez que publicás un estudio, ya no es solamente tuyo. Y cada uno lo puede interpretar y usar según sus criterios ideológicos. Lo importante es que la gente interesada lo lea y discuta. Después, cada uno puede sacar sus conclusiones. Pero como historiador, siempre digo que para mejor entender el presente, tenemos que acercarnos al pasado. Entender el papel jugado por distintos judíos en el primer peronismo, desde sus inicios, en algunos casos, nos ayuda a entender también la presencia judía en el peronismo de fines de los 62 y principios de los 70, la presencia judía en el menemismo de los 90 y, por supuesto, la presencia judía en el kirchnerismo. Pero sin entender lo que sucedió en aquel primer peronismo uno pierde la posibilidad de entender cambios y continuidades en la historia.

Monday, August 24, 2015

Buenos Aires Celebra Kosher 2015

Buenos Aires Celebra Kosher 2015

Domingo 30 de agosto a partir de las 12.00hs

Barrancas de Belgrano

Publicado por KosherLat Valeria Duek Jewish Travel in Argentina

Wednesday, August 19, 2015

Los muchachos peronistas judios. Presentación del libro de Raanan Rein

Los muchachos peronistas judios. Los argentinos judios y el apoyo al justicialismo
Presentación del nuevo libro de Raanan Rein.

26 de agosto de 2015
15hs. Aula A104
Campus Alcorta de la Universidad Di Tella: Av. Figueroa Alcorta 7350, Ciudad de Buenos Aires.


¿Perón nazi? ¿Antisemita? ¿Los argentinos judíos, antiperonistas? La respuesta de Raanan Rein a esas preguntas es contundente: nada de eso. Ni un líder contrario a los judíos, ni una colectividad judeoargentina opositora a su gobierno. Basado en una minuciosa indagación historiográfica que exhumó documentación inédita en archivos y repositorios de varios países, Rein prueba que ningún presidente antes de Perón fue tan claro en su rechazo a la discriminación contra los judíos. Al mismo tiempo da cuenta de la división dentro de la colectividad judeoargentina frente al peronismo y demuestra que fue no muy diferente de la que vivió la sociedad argentina en su conjunto.

Raanan Rein es Director de The S. Daniel Abraham Center for International and Regional Studies, Sourasky Professor of Latin American and Spanish History de la Universidad de Tel Aviv. Es miembro de la Academia Nacional de la Historia y co-presidente de Latin American Jewish Association (LAJSA). Ha recibido la condecoración “Orden del Libertador San Martín” en el grado de “Comendador” por su aporte a la cultura argentina y su difusión. Ha publicado, entre otras obras, La salvación de una dictadura: Alianza Franco-Perón, 1946-1955 (1995); Franco, Israel y los judíos (1996); Peronismo, populismo y política: Argentina, 1943-1955 (1998); Argentina, Israel y los judíos: Encuentros y desencuentros, mitos y realidades (2001); Juan Atilio Bramuglia. Bajo la sombra del Líder: la segunda línea del liderazgo peronista (2006); Judíos argentinos o argentinos judíos? Ensayos sobre identidad, etnicidad y diáspora (2011) y ha editado junto con Claudio Panella, El retorno de Perón y el peronismo en la visión de la prensa nacional y extranjera (1972-1974) (2009).

Publicado por KosherLat Valeria Duek Jewish travel in Argentina

Seminario Regional para mujeres judías en Argentina


1 de septiembre de 2015 en el Club CASA, Buenos Aires.

Publicado por KosherLat Valeria Duek Jewish travel in Argentina

Sunday, August 16, 2015

Diana Wang: la mujer que lucha por mantener viva la memoria del Holocausto

Diana Wang, la presidenta de generaciones de la Shoá en la Argentina, contó cómo trabajan para preservar los testimonios de los sobrevivientes; aún sueña reencontrarse con su hermano; además describió cómo vivió la explosión de la AMIA

Por Carolina Amoroso para La Nación


Friday, August 14, 2015

Debate MATRIMONIO Y ALGO MAS: Debate Rabino Schvetz vs. Dra. Ana Rosenfeld

UNA ACTIVIDAD REALMENTE IMPERDIBLE.

EL DEBATE DEL AÑO !!!!

La Abogada:
ANA ROSENFELD
Vs.
El Rabino:
OSHER SCHVETZ

TEMA: "MATRIMONIOS Y ALGO MÁS"

JUEVES 20 DE AGOSTO de 2015 a las 20.00 HS

Nuevo Templo Billinghurst 664

Coffee Break

Bono Contribución $50

Ademas si queres, te invistamos a participar al día siguiente

 de un Espectacular "Kabalat Shabat con Cena" Viernes 21/8 desde las 19hs


Tel. 4861-0412  

Wednesday, August 12, 2015

Los rollos del Mar Muerto son custodiados por el argentino Adolfo Roitman

Por Silvia Premat para La Nación

Uno de los mayores tesoros de la humanidad es custodiado, en el Museo Nacional de Israel, por un argentino. Es el antropólogo Adolfo Roitman, que creció en el barrio porteño de La Paternal, estudió en la UBA y se trasladó a Jerusalén en los años noventa.

Allá cedió a la fascinación que despiertan los rollos del Mar Muerto, como se conocen los pequeñísimos trozos de cuero de animal en los que los primeros hombres de esta era escribieron historias de profetas y otros relatos de época. En 1994 fue nombrado curador de esa colección, para la que el Museo de Israel había creado tres décadas antes el Santuario del Libro. Esa designación cambió la vida de Roitman. Y no sólo porque desde que ocupa ese cargo debió recibir visitas ilustres, como el príncipe heredero y hoy Felipe VI de España y Barack Obama.

"Ser responsable de este tesoro es como aquel que toda su aspiración era jugar en Ríver o en Boca y termina jugando en Barcelona con Messi", compara Roitman en diálogo con LA NACION después de dar dos charlas en la jornada sobre prevención y restauración de colecciones documentales realizada días atrás en la Manzana de las Luces por la Biblioteca Nacional.

Roitman, que no es un jugador solitario, abrió el cofre de los tesoros para todos. Logró queGoogle creara una plataforma específica para que cualquiera pudiera conocer las joyas más valiosas sin verse obligado a viajar a Israel. Desde setiembre de 2011 se exhiben en la gran vidriera virtual cinco de los ocho manuscritos más valiosos de su colección.

Son manuscritos cuya historia, según Roitman, parece la de un film hollywoodense. Transcurre en una de las zonas más bajas y secas del planeta: la del Mar Muerto, unos 400 metros bajo el nivel del mar, en el desierto de Judea. En ese escenario, en 1946, unos beduinos buscaban una cabra perdida y encontraron lo que ningún arqueólogo había visto jamás: manuscritos del siglo I dentro de vasijas de barro.

Fue en una de las cuevas de Qumran, en la costa oriental del Mar Muerto, a 35 km de Jerusalén. En un primer momento hallaron siete manuscritos que resultaron ser los mejor conservados y los de mayor significación de los 15.000 rollos encontrados en los años siguientes en otras cuevas. Estaban rodeados por un tejido y una sustancia pegajosa que los técnicos consideran destinados a la preservación. "Me pregunto si dentro de dos mil años tendremos el mismo éxito con los documentos que hoy queremos preservar de forma tan sofisticada", confesó Roitman.

Accediendo al sitio del museo de Israel (http://www.imj.org.il/) y cliqueando en Srine of the book (santuario del libro), primero, y luego en The digital dead sea scrolls (Rollos del Mar Muerto digital) se puede conocer el único manuscrito completo del libro de Isaías , el gran profeta de Israel que vivió hace 2800 años. Un cuero de unos siete metros de largo en el que se despliegan 66 capítulos. Como el 90% de los rollos del Mar Muerto, también éste está escrito en hebreo, según el estilo macabeo propio de las dos primeras centurias de nuestra era.

En el sitio del museo también se ofrecen otros cuatro manuscritos conocidos, como el Comentario a Habacuc (uno de los profetas menores, que vivió hace 2600 años ), el Rollo del Templo (llamado también El sexto libro de la Torá); la Regla de la guerra o Guerra de los Hijos de la Luz contra los Hijos de las Tinieblas, y la Regla de la comunidad. "Quienes acceden ven esos manuscritos mejor que si los tuviesen frente a sus ojos porque están en una calidad de 1200 megapíxeles", dijo el experto. Y contó que desde 2013 se incorporó a la Web la "mejor traducción al español" de los manuscritos, de Florentino García Martínez.

A esa información se suma la ofrecida por un video de la Autoridad Nacional de Arqueología de Israel, disponible en YouTube.

Y, en poco menos de un mes, según anticipó Roitman, se podrá ver, también de forma gratuita, una película producida por el Museo Nacional de Israel. Filmada con actores profesionales en los escenarios naturales, contará una historia de la Comunidad del Mar Muerto.

Si bien no es documental, a medida que transcurren las escenas se abrirán ventanas del lado derecho del monitor con información útil sobre los objetos o lugares que se muestran. "Se llama Human Sanctuary (Santuario Humano) y estará disponible en la Web de forma gratuita en inglés. Según la respuesta del público se buscará traducirlo a otros idiomas", prometió Roitman, para quien los rollos del Mar Muerto presentan "una realidad distinta en este momento en el que se busca conocer otras voces". Y su valor no es exclusivamente religioso, sino histórico y cultural, porque "informan sobre la época grecorromana, una de las más fascinantes de la historia de Occidente".

RADIOGRAFÍA DE LOS MANUSCRITOS

Antigüedad: Los más antiguos son de hace 2300 años.
Material: El 80% está escrito sobre cuero de animal; el 20% restante son papiros.
Idioma: En hebreo el 90%; arameo el 8% y en griego el 3%.
Contenido: Libros apócrifos litúrgicos, esotéricos, gastronómicos, etc. (57%), sectarios (37%) y copias bíblicas (25%).


ITINERARIO DESDE QUE FUERON ENCONTRADOS

1946. Descubrimiento. Un grupo de beduinos encuentra en una cueva de Qumran diez vasijas; una de ellas conservaba tres valiosos manuscritos. Otros cuatro se hallaron en esa misma cueva. En 1947 fueron vendidos cuatro a Atanasio Samuel y tres al arqueólogo Yigael Yadin.
1949. Primera exhibición. Por primera vez en la historia, los rollos del mar Muerto se exhiben en Chicago y Carolina del Norte, en los Estados Unidos. Un año antes habían sido sacados de Israel, luego de declararse la guerra de la independencia.
1954. Se venden por el diario. Atanasio Samuel vende los cuatro primeros manuscritos mediante un aviso que publicó en The Wall Street Journal. Los compra el hijo de Yigael Yadin, por 250.000 dólares.
1955. Retorno a Israel. Se exhiben en Israel por primera vez en 1955. Hasta entonces se habían encontrado en once cuevas unos 15.000 rollos, la mayoría de ellos rotos. En total tienen 30.000 fragmentos.
1965. Casa propia. Se inaugura el Santuario del Libro, una sección del Museo de Israel creada especialmente para la conservación y exposición de los rollos. Entre 1955 y 1965 fueron custodiados en el Museo de Rockefeller, en Jerusalén.

Publicado por KosherLat Valeria Duek Jewish travel in Argentina

Nuevo restaurant Schuster Kosher en Buenos Aires

Con certificación Kosher Ajdut Rab. Oppenheimer.

En Cramer 3280, en el barrio de Nuñez, Buenos Aires.

Tel. 4544-4424

Encontralos en Facebook

A partir del 4 de agosto de 2015.





Publicado por KosherLat Valeria Duek Jewish travel in Argentina

Tuesday, August 11, 2015

Moriah films' documentaries now streaming on Netflix

Simon Wiesenthal Center is pleased to announce that five of Moriah Films' documentaries are now streaming on Netflix. Academy Award® winners Genocide and The Long Way Home as well as I Have Never Forgotten You, Walking with Destiny and The Prime Ministers: The Pioneers are available now -  share and watch today!
www.netflix.com

Posted by KosherLat Valeria Duek Jewish travel in Argentina

Le Pain Quotidien tendrá panes Kosher los jueves y viernes



A partir del viernes 14 de agosto de 2015 podrán todos disfrutar de pan Pat Israel en Le Pain Quotidien, sólo los jueves y viernes de cada semana, en todas sus sucursales de la Ciudad de Buenos Aires y Nordelta.


Los panes que contarán con la certificación Kasher Pat Israel de Ajdut serán los siguientes:
Pan de trigo
Pan de centeno
Pan multi-cereal
Pan de aceitunas
Pan de semillas
Pan de nuez
Baguette artesanal
Pan blanco artesanal
Jalá

Publicado por KosherLat Valeria Duek Jewish travel in Argentina

Tuesday, August 4, 2015

Moldavsky en Lamroth Hakol el 8 de agosto. Monotributo

Roberto Moldavsky en su show "Monotributo": un tributo a él mismo; porque ya averiguó y nadie le está haciendo un homenaje en ningún lado.

Mirá el video presentación

Sábado 8 de agosto de 2015
Lamroth  Hakol
Caseros 1450, Florida, Prov. de Buenos Aires.

Publicado por KosherLat Valeria Duek Jewish travel in Argentina

Monday, August 3, 2015

Recital de música de cámara en el Templo Libertad


Recital de música de cámara a cargo de alumnos del Instituto Superior de Arte del Teatro Colón. 
Este miércoles 5 de agosto de 2015 a las 13hs en el Templo Libertad. 
Entrada Gratuita.
Libertad 785, Buenos Aires.

Publicado por KosherLat Valeria Duek Jewish travel in Argentina

Sunday, August 2, 2015

Barenboim en la Colonia judía de Carlos Casares

El músico fue a Carlos Casares, en la provincia de Buenos Aires, para visitar la tierra natal de su madre; la búsqueda del pasado personal se convirtió en el descubrimiento de la épica de los colonos judíos

Por Pablo Gianera para La Nación

Varias horas después, a media tarde, encontraría una definición, exacta en su misma imprecisión, de lo que se le había pasado por la cabeza desde el mediodía. "Estoy emocionado, pero también confundido." Para casi todos, la visita de Daniel Barenboim a la Argentina será recordada por la sucesión de conciertos en el Teatro Colón, pero es muy probable que para él lo más memorable transcurriera esta vez lejos del escenario y lejos también de la ciudad de Buenos Aires.

El viernes, pasado el mediodía, el avión Beechcraft que llevaba a Barenboim a Carlos Casares aterrizó en una pista de césped. Estaban con el maestro Elena Bashkirova, su mujer; Tabaré Perlas, su mano derecha, y el empresario Hugo Sigman. Hacía tiempo que Barenboim quería volver al lugar en el que había nacido su madre, Aída Schuster, un campo en Santo Tomás, también en Carlos Casares, en el que había estado por última vez cuando tenía siete u ocho años. En ese campo, Barenboim jugaba al fútbol. "El año pasado quise venir y no tuve tiempo. Me prometí que tenía que ser, sí o sí, este año."

Pero al principio de su autobiografía Mi vida en la música, de 2002, Barenboim no mencionaba esa localidad y anotó sobre sus abuelos maternos: "Pasaron su vida adulta en las provincias argentinas, donde nacieron y fueron educados sus hijos". La historia de los abuelos maternos es en sí misma novelesca: la abuela tenía catorce años y el abuelo dieciséis. Se conocieron en el barco y, para que pudieran entrar al país, los casó el capitán. Después, al llegar, cada uno siguió su camino y volvieron a encontrarse, casi de casualidad, dos años después. Se enamoraron ya casados.

Sin embargo, Carlos Casares le reservaba a Barenboim otras sorpresas. En la combi que lo llevó de la pista a visitar el primer cementerio judío de la zona, Teresa Acedo, directora de Patrimonio, Museos y Turismo de la Municipalidad, le hizo un relato pormenorizado de los primeros colonos -punteado por los datos que aportaba un primo segundo- sobre los judíos que llegaron hacia 1891 a instancias del barón Mauricio Hirsch. Contó la travesía de 32 días desde Hamburgo en el vapor Tioko, el desconcierto y la alimentación improvisada sin comida kosher. Por la ventanilla, Elena Bashkirova -cansada de un concierto la noche anterior en San Juan, pero incorruptiblemente simpática- leyó en voz alta un cartel al costado del camino de tierra: "Camino de los Inmigrantes".

Pasamos entonces por Colonia Mauricio. Barenboim prefería escuchar y hacer preguntas que parecían más bien un énfasis de la perplejidad: "¿¡Pero está todo vacío ahora!?". En el cementerio, al lado de la laguna de agua salada, lo esperaba otra sorpresa mayor: la tumba de León Abraham Schuster, según la investigación, su bisabuelo. Se lee en la inscripción funeraria: "Aquí descansa el hombre honrado, señor IUDA LEIB hijo de Abraham Schuster. Falleció a los 58 años. Nació en el año 5616. Falleció en el año 5674, aquí en Colonia Mauricio". La lápida está en hebreo, salvo una palabra. Barenboim observa que escribieron "Colonia" en idish, quizá porque esa palabra no existía en hebreo. Barenboim no puede confirmar que León Abraham sea realmente su bisabuelo. Pero, de todos modos, no son los laberintos de la genealogía -aunque sí, cada vez más orígenes- aquello que le importa al maestro.

Más tarde en el homenaje que le hizo el intendente Walter Torchio en el salón de la municipalidad (un salón colmado por habitantes de Carlos Casares y de otros pueblos cercanos), Barenboim dirá: "Mi idea de ir al lugar de nacimiento de mi mamá era lo que normalmente se llama un viaje sentimental, más a esta edad. Y lo que pasó es que me encontré con todo un mundo de la historia de la colonización judía, con todas las dificultades. Los valores de esa colonización son los mismos que me dieron mis padres. La libertad individual se logra a través del trabajo. La libertad individual no es un derecho, sino algo que debe conquistarse. Veo en esto una rebelión contra la vieja historia de los judíos que fueron esclavos en Egipto". Lo que Barenboim parecía querer decir, aunque sin usar la palabra, era que esa colonización fue una variedad de la epopeya. El maestro perseguía su pasado personal y en el camino se cruzó con su pasado colectivo.

Pero ahí mismo descubriría una forma secreta de la épica. En el pueblo de Moctezuma queda una sinagoga diminuta y ya sin rabino. Quien la cuida es Pedro Kaprow, al que todos llaman "Piñe". "Piñe" es bisnieto de los primeros colonos y durante buen tiempo administró un almacén de ramos generales. Ahora se ocupa solamente de la sinagoga. Barenboim le preguntó apenas llegó: "¿Quién reza aquí?" ¿Usted reza?" "Piñe" negó. Le mostró en cambio un libro en idish, una historia de la Argentina fechada en 1944. Barenboim se demoró en la lectura de una traducción del himno nacional al idish con la partitura para la voz. Revisó con curiosidad otros ejemplares, salió al jardín.

In my beginning is my end, "en mi principio está mi fin", "dice un verso de los Cuatro cuartetos, de T.S. Eliot. Una última cosa quiso el maestro antes de subirse en el Beechcraft que lo llevaría de nuevo a Buenos Aires y al presente: ver otra vez ese campo en el que jugaba al fútbol. Nada queda ya en Santo Tomás, salvo la estación y una escuela. El campo existe, pero los propietarios actuales no permitieron la entrada. Barenboim aceptó esa imposibilidad; lo hizo sin resignación, como si las cosas no pudieran ser de otro modo. O como si él mismo prefiriera ver ese campo un poco de lejos, un poco como se mira una foto en la que uno se reconoce a sí mismo como aquel que fue. Por las dudas, insistió: "Voy a volver, voy a volver".

Publicado por KosherLat Valeria Duek Jewish travel in Argentina